Llamados por Dios para su gloria eterna

Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.
1 Pedro 5:10 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El Apóstol Pedro nos escribe en su primera carta, una exhortación para vivir en esta vida humillándonos bajo la poderosa mano de Dios, para que El nos exalte cuando sea el tiempo. También que pongamos toda nuestra ansiedad sobre El, sabiendo que El tiene cuidado de nosotros y que seamos sobrios y velemos porque el enemigo de nuestras almas está como león rugiente alrededor nuestro buscando a quien devorar y al cual debemos de resistir firme en la fe, porque los mismos padecimientos se están cumpliendo en todos los cristianos por todo el mundo.
*Pero la buena noticia es que Dios dispone su gracia para sostenernos porque hemos sido llamados para habitar con El en Su gloria eterna, aunque durante un corto tiempo comparado con la eternidad, vivamos entrenándonos en padecimientos, porque todo esto servirá para que El nos perfecciones y forme el carácter de Cristo en nosotros afirmándonos, fortaleciéndonos y estableciéndonos para Su propósito eterno (1 Pedro 5:1-9).
Entendamos por eternidad como dice la Palabra, un lugar donde no habrá día ni noche porque Dios será todo en nosotros y viviremos para siempre bajo su luz admirable. Entonces pidámosle a Jesús que pueda revelarnos y poner en lo más profundo de nuestro corazón, el desear vivir la eternidad con El, porque ahí se enjugará toda lágrima, no habrá más llanto ni dolor pues estaremos en la presencia de Dios.
Esta vida es cero aunque vivamos ochenta años, comparado con la eternidad que es infinita. Así que hoy es tu día de entregarte a Jesús y dejarte preparar para una eternidad con El (Romanos 10:8-13, Apocalipsis capítulos 21 y 22).
Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *