Avivemos el fuego de nuestro amor a Jesús

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:6-7 (RV1960)

Cambiador del Mundo: Esta segunda carta a Timoteo, fue la última que escribió el Apóstol Pablo, la número trece que él hizo y está en el Nuevo Testamento. Se está despidiendo prácticamente de Timoteo su discípulo e hijo amado en la fe, porque sabía que lo iban a decapitar pues estaba preso en Roma por la maldad del Emperador que aborrecía a todos los cristianos. Pablo exhorta a este joven que estaba a cargo de la iglesia de Éfeso a que se fortaleciera en su fe y que avivara el fuego y su pasión por Cristo, porque era la herencia que Pablo le había dado por la imposición de sus manos. Que no permitiera en ningún momento ser intimidado por algún espíritu de cobardía, sino que buscara llenarse del poder y del amor de Cristo porque, aunque vendrían aflicciones por causa de predicar el evangelio, Dios lo guardaría y lo fortalecería por la gracia de Dios que le fue dada el día que recibió a Jesús en su corazón. *Nosotros también los cristianos de estos últimos tiempos, debemos de avivar el fuego de servir a Dios como fruto del amor que Él puso en nuestro corazón y reprender todo espíritu de intimidación que venga a tratar de interferir en nuestro caminar cristiano. Al igual que a Timoteo, Dios siempre fortalecerá a Sus hijos amados que estén sirviendo al evangelio de Cristo. Hoy es tu día de salvación si recibes a Jesús en tu corazón para ser salvo y vivir la eternidad con El (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *