Nunca nos falte lágrimas de gratitud para Jesús

Los que siembran con lágrimas, segarán con gritos de júbilo. Él que con lágrimas anda, llevando la semilla de la siembra, en verdad volverá con gritos de alegría, trayendo sus gavillas.
Salmos 126:5-6 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Lo más precioso que puede ocurrirnos como cristianos nacidos de nuevo, es siempre tener una actitud de humildad, gratitud y lágrimas dispuestas a ser derramadas a los pies de Cristo. La Biblia nos habla del quebranto que tuvieron que pasar todos los que fueron escogidos por Dios, pero después de esas lágrimas y esos valles, Dios siempre cumplió Sus promesas de regocijo, bendición y vida eterna en ellos. El Rey David es uno de los mejores ejemplos de cómo al ser escogido por el Altísimo, atravesó muchos desiertos que al final se tornaban en victorias y conquistas que trajeron mucha bendición a Israel. El salmista declaró que sus lágrimas habían sido su alimento de día y de noche y muchos le cuestionaban al verlo llorar: ¿dónde está tu Dios? (Salmos 42:3). Este siervo con el corazón de Dios derramó muchas lágrimas durante toda su vida, pero siempre confió y esperó ver la mano de su Señor para que le trajera regocijo (Salmos 42). *Nuestro cristianismo tiene que ser tan real como el del Rey cantor de Israel y aunque estemos atravesando por un tiempo de lágrimas, aprendamos que Dios está formando a Cristo en nosotros y está perfeccionando nuestro carácter y nuestro servicio a Él y a nuestro prójimo, esperando que estas pruebas nos hagan verdaderos discípulos de Jesús (Hebreos 13:20-21). Hoy es el día de pedirle a nuestro Señor Jesucristo que te sostenga en medio de tus pruebas y que no te entristezcas por tus lágrimas porque El no dejará ninguna en tierra y te bendecirá cuando sea Su tiempo. Invítalo a vivir en tu corazón (Salmos 56:8, Romanos 10:8-13). Que la gracia de Dios nos sostenga y que Cristo sea siempre en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10,57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *