Confiando en el Señor

Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.
Mateo 10:28 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: En muchas partes de los evangelios, Jesús habla de la gran oposición que el mundo pondría en contra de Su Palabra, pero nos mandó nuestro Señor a no temerle al mundo sino a confiar plenamente en Él, ya que Él es nuestro amparo y nuestra fortaleza, por lo tanto no temeremos mal alguno (Salmos 46). Dios sabe todas las cosas a las que se tendrá que enfrentar Su pueblo amado que es la Iglesia y por mucha oscuridad que nos pueda rodear en el mundo, Él es nuestra luz y Su Palabra lámpara a nuestros pies y por lo tanto nada debe de sorprendernos (Salmos 119:105). *Todo lo que el Señor nos hable tenemos que proclamarlo con voz fuerte sabiendo que Él es el que hace la obra y nosotros solamente estamos comprometidos a expandir la buena semilla en los corazones de todos aquellos que todavía no conocen a Jesús. La Iglesia primitiva que se estableció después de la ascensión de Jesús a los cielos, tuvo que pagar un precio muy alto y a muchos les costó su propia vida como sucedió con Pablo y prácticamente con todos los discípulos de Jesús, que no estimaron su vida como cosa a qué aferrarse sino que la rindieron con tal de cumplir el propósito para el cual habían sido llamados (Filipenses capítulo 2). Cristo te ama y quiere que pongas tu fe en Sus promesas de bendición y vida eterna ya que Él quiere salvarte y cambiarte para volverte un hijo de Dios (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar Su Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10,57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *