Jesús nuestra justicia

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
Mateo 6:1 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Solamente Jesús es el que puede justificarnos, salvarnos y darnos vida eterna, para eso vino a la tierra y dio Su vida en la cruz del calvario. En esa época cuando nuestro Señor Jesucristo predicaba, la mayoría de los fariseos intentaba lucir como personas buenas y puras delante de los hombres, para ser vistos por ellos, pero Jesús los reprendía y les enseñaba que solo hay un camino al Padre y es precisamente creer en Él. La reacción de los fariseos era de enojo y de persecución al Hijo de Dios, porque no creían que era el Mesías y tampoco en lo que hablaba. A los fariseos les gustaba pararse en las plazas y hablar cosas de la Ley y proclamarse superiores a todo el pueblo que los escuchaba. Jesús en cambio hablaba de que nos guardáramos de los falsos Profetas que se disfrazan con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos reconoceremos quiénes son los verdaderos siervos de Dios, porque todo buen árbol, da buenos frutos, y el árbol malo, da malos frutos y nunca podrá el buen árbol, dar malos frutos y el árbol malo tampoco dará buenos frutos (Mateo 7:15-18). *La promesa para estar seguros de que estamos caminando en la justicia de Dios, es entrar por la puerta estrecha que es Cristo, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y tristemente muchos son los que entran por ella. Pero los que entramos por la puerta estrecha y tomamos el camino angosto, éste es el que nos llevará a la vida eterna, aunque pocos son los que la hallan (Mateo 7:13-14). Cristo te ama, hoy es tu día de rendirte a Él (Romanos 10:8-13. Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia, nos permite predicar Su Palabra para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *