El justo habla bendición.

El justo nunca será conmovido, más los impíos no habitarán en la tierra. La boca del justo emite sabiduría, pero la lengua perversa será cortada. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.
Proverbios 10:30-32 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Cuando una persona se entrega a Jesús, confesándole todos sus pecados, como fruto de su arrepentimiento, por la gracia de Dios es justificado. La vida de esta persona empezará a ser transformada porque Jesús mismo habitará en el corazón de quien lo declare su Señor y Salvador. Una persona que empieza a caminar conforme a las Escrituras, empezará a hablar palabras de vida con sabiduría, dándole la gloria a Dios y dejando atrás su antigua manera de vivir y por supuesto también de hablar. En la carta a los Romanos, el Apóstol Pablo, nos exhorta a buscar el perdón de Dios para nuestras vidas, por cuanto no hay justo, ni aun uno, y no hay tampoco quien entienda ni quien busque a Dios, porque el hombre natural camina lejos del propósito para el cual fue creado, y por lo tanto tampoco practica lo bueno. Sepulcro abierto es su garganta y con su lengua solo habla engaños, y lo más triste, que su boca está llena de maldiciones y amargura (Romanos 3:9-18). Pero ahora el Señor nos otorga Su justicia por medio de la fe en Jesucristo para que todos los que crean en El, puedan ser perdonados y salvados y disfrutar de la gloria eterna de Dios en los cielos, al ser justificados gratuitamente por Su gracia, mediante la redención (el pago) que es en Cristo Jesús. Damos gracias al Altísimo que nos permite escapar de la muerte eterna porque ahora Cristo en nosotros es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria por haber nacido de nuevo por medio de la fe en Su Nombre (Romanos 3:19-25). Vamos a cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

 

Photo by Andriyko Podilnyk on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *