Porque la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento será grato a tu alma

Porque la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento será grato a tu alma; la discreción velará sobre ti, el entendimiento te protegerá, para librarte de la senda del mal, del hombre que habla cosas perversas; de los que dejan las sendas de rectitud, para andar por los caminos tenebrosos; de los que se deleitan en hacer el mal, y se regocijan en las perversidades del mal.

Proverbios 2:10-14 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El principio de la sabiduría es el temor a Dios, pero los insensatos la desprecian (Proverbios 1:7). Por eso cuando somos hijos de Dios, debemos abrazarnos de esta sabiduría que viene de nuestro Padre Celestial porque solo de esta manera, empezaremos a ser personas prudentes, discretas, llenas del favor de Dios, y obviamente guardados bajo Su sombra y librados del mal camino (Salmos 91). Cuando venimos a Cristo, El empieza a santificarnos y por consiguiente a apartarnos de ciertas amistades con las que tropezábamos practicando el pecado y que después de hablarles muchas veces, ellos rechazaron la Palabra de Dios y a Dios mismo. Y por eso somos separados de personas con las que antes convivíamos y en lo natural eso causa mucha tristeza en nuestro corazón, pero aun Pablo habló de eso en Romanos capítulo 9. Dios está buscando adoradores en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24) y por eso cuando estamos caminando con Jesús, no nos debe parecer extraño que nuestra forma de pensar, hablar, y actuar, empiece a cambiar, porque en lo natural nunca hubiéramos podido lograrlo, pero para Dios no hay nada imposible y El nos ama tanto, que no va a perder ni un día en el plan que Él tiene de llenarnos de Su santidad, y no es por obras propias de justicia, sino por la gracia y Su amor por nosotros (Romanos capítulo 3, 5 y 6). Damos gracias a Dios por nuestro Señor Jesucristo, nuestra única esperanza de gloria y Su victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *