Guarda la prudencia y la discreción

Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos, guarda la prudencia y la discreción, y serán vida para tu alma, y adorno para tu cuello. Entonces andarás con seguridad por tu camino, y no tropezará tu pie. Cuando te acuestes no tendrás temor, sí, te acostarás y será dulce tu sueño.

Proverbios 3:21-24 (LBLA)

Cambiador del Mundo: La sabiduría de un cristiano nacido de nuevo, no le permitirá apartarse del propósito de Dios y será una persona prudente y discreta, llena de vida, llena de gracia, caminando con firmeza por el camino estrecho y nunca tropezará su pie mientras esté guardando en su corazón el consejo de Dios. Tampoco cuando se acueste tendrá temor porque aun sus sueños serán dulces ya que Dios lo guardará. Este tiene que ser el corazón de todos los que nos hemos rendido a Jesús y no debemos mirar ni a izquierda ni a derecha, sino únicamente a los cielos, porque de ahí siempre vendrá nuestro socorro (Salmos 121). Dios siempre estará en control de Su pueblo que es la Iglesia, la cual tiene que caminar de acuerdo a la Palabra que es la Biblia. Cuando nosotros meditamos en todas estas escrituras y aun disfrutamos como ahora de un devocional, el propósito es que en todas estas palabras nosotros tomemos consejo para nuestra vida porque con toda seguridad para muchos será una palabra directa para lo que en estos momentos están pasando y la realidad es que esta situación solo la conoce Dios y ellos mismos, por lo que no debemos menospreciar cuando se nos está dando una meditación con escrituras bíblicas muy específicas, para que no haya la menor duda de que es la Palabra de Dios escrita y dirigida por Su Espíritu Santo y dada a los hombres que amaron al Señor, escucharon Su voz y lo pusieron en el primer lugar de sus vidas. Así que Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria es el único que nos puede sostener para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *