Él ha exaltado el poder de su pueblo

Él ha exaltado el poder de su pueblo, alabanza para todos sus santos, para los hijos de Israel, pueblo a Él cercano. ¡Aleluya!

Salmos 148:14 (LBLA) 

Cambiador del Mundo: En todo este Salmo hemos sido exhortados a ser unos hijos de Dios llenos de alabanza a Su Nombre.

Nuestra gratitud tiene que estar acorde a nuestra alabanza porque todos los que hemos nacido de nuevo en Cristo Jesús, hemos recibido el milagro de una vida nueva llena de promesas, de fe, de amor, de gracia y de esperanza a la que antes no teníamos acceso, por cuanto sin Cristo caminamos totalmente ciegos espiritualmente hablando, y padeciendo día a día de diversas aflicciones por cuanto no conocíamos el Evangelio que son las buenas nuevas.
Todos nosotros que disfrutamos la herencia de un Padre Celestial somos como los que sueñan y nuestro llanto Dios lo convirtió en alegría, pues el Señor nos hizo salir de la cautividad y llenó nuestra boca de risa y de gozo, y ahora las naciones son testigo de las grandes cosas que el Todopoderoso ha hecho con nosotros.
Todos nosotros que hemos sembrado con lágrimas, tenemos la promesa que cegaremos con regocijo (Salmo 126).
No podemos mirar las circunstancias en las cuales el mundo ha escogido vivir, porque entonces dañaríamos nuestra fe y por consiguiente nuestras promesas y es por eso que nuestra mirada tenemos que ponerla en los cielos, porque de ahí vendrá nuestro socorro, puesto que Jesús es ahora nuestro guardador y por eso nuestros pies no caerán en el resbaladero, tampoco se dormirá el Señor que nos guarda, pues El es nuestro protector. No permitirá que nos fatigue el sol del día ni la luna de noche, Cristo nos guardará de todo mal, por amor a Su Nombre, en El tenemos seguridad en nuestras salidas y entradas desde ahora y para siempre.
Por lo tanto vivamos en una eterna gratitud a nuestro Señor, porque El es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Salmo 121, Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *