Su palabra corre velozmente

Envía sus órdenes a la tierra; su palabra corre velozmente. Envía su palabra y los derrite; hace soplar su viento y el agua corre.

Salmos 147:15, 18 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Desde el principio Dios con Su Palabra creó la tierra y dijo sea la luz, y fue la luz. Y después dijo haya expansión en medio de las aguas e hizo Dios la expansión y a todo lo que empezó a crear le dio un nombre y un propósito. Ejemplo de esto los cielos, la luz, la tierra, los mares, la vegetación, los animales y los seres humanos, y vio Dios que todo era bueno (Génesis capítulo 1). La Palabra de Dios también nos ha sido dada a toda la humanidad para que en ella nosotros podamos conocer el propósito para el cual fuimos creados, y la necesidad que tenemos de Jesús en nuestras vidas, y esto es porque Adán y Eva fallaron y su pecado trajo maldición a toda la humanidad, y por eso Dios tuvo que enviar a Cristo y hacer un nuevo pacto para que todo aquel que creyera en el Nombre de Jesús, no se perdiera, recibiera salvación y vida eterna. Por supuesto que todo esto  que estamos hablando desde Génesis hasta Apocalipsis, nos revela que por cuanto todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios, ahora somos justificados gratuitamente por la gracia del Señor, mediante la redención (el pago) que es en Cristo Jesús (Romanos 3:21-25). Solamente cuando nacemos de nuevo, y tomamos la Biblia como nuestro manual de vida, es que podemos caminar con el fruto del Espíritu Santo, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza, que tampoco nosotros conocíamos ni teníamos, porque todo lo que pensábamos era que había un Dios en los cielos y que había que hacer muchas cosas para tratar de ser bueno, pero en Cristo Jesús, Él ha derramado Su gracia para el perdón de nuestros pecados y para librarnos de la adicción al pecado y para salvación eterna (Gálatas 5:22-23, Efesios 2:5-8 ). Por eso demos gracias a Dios que Cristo es nuestra esperanza de gloria que cambia el mundo (Colosenses 1:27). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *