María Florencia Ojea

María Florencia Ojea trabaja en el laboratorio Novartis Argentina S.A. como lider del proyecto Clonify y desarrollando médicos nuevos y coordina el equipo de City Care en Hillsong Buenos Aires desde su fundación en 2015. Se graduó como Licenciada en Servicio Social (Universidad del Salvador, Argentina), cursó el posgrado en Dirección y Gestión de Organizaciones sin fines de lucro (Universidad de San Andrés, Argentina) y la maestría en Gestión en Salud y Atención Social (Oxford Brookes University, Reino Unido).

Además fue ayudante de cátedra en la materia Introducción al Servicio Social en la Universidad del Salvador; trabajadora Social Operadora en el Consejo Nacional de la Mujer dependiente de Presidencia de la Nación; coordinadora de trabajadoras sociales del Equipo Adolescencia del Sanatorio Franchin Construir Salud – UOCRA; asistente en proyectos para el Completely Care Agency del Reino Unido colaborando en el hostel para personas sin techo y con consumo abusivo de sustancias; y como trabajadora social para el Programa de Atención a las Victimas de Violencias dependiente del Ministerio Nacional de Justicia y DD. HH.; en el Hospital de Niños Profesore Dr. J. Garraham, en la Escuela y Centro de día para necesidades especiales y en el Hospital de Agudos Isidoro Iriarte de Quilmes. En cuanto al voluntariado, antes de liderar el equipo de City Care en Hillsong Buenos Aires coordinó talleres sobre violencia de género y maltrato para la Fundación Ríos de Vida.

Desde 2015 lidera el equipo de City Care en Hillsong Buenos Aires, que los días de reunión asiste a las personas en situación de calle, brinda asesoramiento a las personas en necesidad de la iglesia y le da la bienvenida a los extranjeros que llegan por primara vez haciendo el seguimiento de los mismos. Durante la semana van al depósito para preparar las donaciones que se distribuyen a las familias en necesidad. También hay equipos que van a visitar los refugios de mujeres que sufrieron violencia de género,explotación sexual y laboral o son madres solteras, van a las cárceles (pabellones masculinos y femeninos), recorren las calles o bien asisten en los hogares de ancianos.  También se desarrollan actividades deportivas y recreativas en barrios populares, tal es el caso del Barrio 31 Padre Mujica (Barrio YPF y Barrio de Comunicaciones). Y desde que se desató la pandemia, este equipo ayudó a muchas familias en necesidad de la iglesia y la comunidad. También se repartieron decenas de toneladas de alimentos, ciento de miles de barbijos y artículos de protección para los profesionales de la salud. Y crearon contenido virtual para todas las instituciones donde están desarrollando proyectos, como así también desarrollando nuevos proyectos como ser el que se aplicará en el centro de detención de adolescentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *