Dios es bueno pero también es fuego consumidor

Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.
Hebreos 12:28-29 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Es indudable que estas palabras son fuertes y también son una advertencia de que no debemos intentar jugar con el Evangelio porque Dios es fuego consumidor. Así como también se menciona en el Antiguo Testamento, se vuelve a mencionar en el Nuevo Testamento.
En el Antiguo Testamento Moisés dijo que estaba espantado y temblando (Éxodo 19:16), pero también en esta carta a los Hebreos, el autor desconocido que la escribió nos hace una exhortación a que no desechemos al que habla porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros escaparemos si desechamos al que nos amonesta desde los cielos.
La voz de Dios conmovió entonces la tierra pero ahora ha prometido que conmoverá no solamente la tierra sino también el cielo y esto indica la remoción de las cosas movibles, todo lo que ha sido hecho, para que solo queden las inconmovibles (Hebreos 12:21-27).
*Es necesario que nuestro cristianismo sea real para todos nosotros y aun para aquellos que todavía no conocen que estamos a un paso del regreso de Jesús, aunque nadie sabe con exactitud el día ni la hora, pero esto debe de animarnos más a estar listos para el momento en el que suene la trompeta en los cielos y la iglesia sea arrebatada para celebrar las Bodas del Cordero con Cristo Jesús (1 Tesalonicenses capítulos 4 y 5, 2 Pedro 3:9-10).
Por lo tanto cuidemos todos nosotros nuestra salvación con temor y temblor y estemos preparados para presentarnos un día frente al tribunal de Cristo a dar cuenta de nuestra vida (Filipenses 2:12, 2 Corintios 5:10).
Hoy es el día de salvación para que Cristo sea nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *