Nuestra santificación es solo en Cristo

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.
2 Tesalonicenses 2:13 (RV1960)

Cambiador del Mundo: Los que hemos creído en la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, hemos recibido la promesa de la salvación por lo cual debemos dar siempre gracias a Dios porque ahora sabemos que Él nos escogió desde antes de la fundación del mundo para salvarnos y lo más importante es que será toda nuestra vida en la tierra un proceso de santificación por medio del Espíritu de Dios obrando en nosotros los que tenemos fe en la verdad que es Cristo y Su Palabra. Los cristianos nacidos de nuevo, hemos recibido el evangelio para alcanzar y disfrutar de la gloria de Dios mediante nuestra fe en Jesús, y nos gozamos de la promesa de vida eterna donde recibiremos nuestra corona (2 Timoteo 4:8, Santiago 1:2). *La santidad la recibimos instantáneamente el día que nos convertimos a Cristo, porque El entra y empieza a vivir en nosotros. Pero la santificación es todo el proceso con el que Dios nos sostendrá purificándonos en nuestro espíritu, alma y cuerpo para que no solamente terminemos la carrera, sino que podamos ser reconocidos en los cielos como hijos y buenos siervos fieles al Señor (Mateo 25:23). Por lo tanto, todos nosotros oremos y pidámosle a Dios que podamos llevar Su Palabra hasta el último rincón de la tierra para que Su Nombre sea glorificado, así como ha sucedido con nosotros (Mateo 28:19-20). Fiel es el Señor que nos afirmará y guardará del mal (2 Tesalonicenses 3:1-4). Hoy es tu día de recibir a Jesús en tu corazón como tu Señor y Salvador (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *