Dios te ha escogido para alcanzar Su propósito

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.
Jeremías 1:5 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: También nosotros al igual que al Profeta Jeremías, Dios nos llamó para anunciar Su Palabra y que se cumpla en nosotros Su propósito. El llamado de este Profeta fue muy especial y su nombre significa: Dios exalta, pero en la vida personal de este siervo de Dios hubo muchas indicaciones específicas que tuvo que hacer y aun anunciar a Judá noticias que ellos no querían oír, entre otras cosas rendirse delante de Babilonia. Cuando Dios nos llama y toca la puerta de nuestro corazón para entregarnos a Jesús, atravesamos un momento de decisión sea de abrir o de posponer el llamado. Los que hemos abierto sabemos que todo empieza a cambiar y que la primera demanda hacia nosotros es la de arrepentirnos (metanoia) totalmente de nuestro pecado y pasado y de dar un giro de 180º en nuestra vida. En el propósito específico al que Dios nos llama por supuesto que incluirá el santificarnos que significa apartarnos para Él, y por eso muchas costumbres, amistades y tradiciones religiosas que teníamos, Dios las va quitando y nos va acercando más a Él, entrando por la puerta estrecha y andando por el camino angosto (Apocalipsis 3:20, Mateo 7:13-14, 10:34-39). *En ayuno y la oración escucharemos a Dios y aumentará nuestra fe para obedecerle, amarle y servirle porque esa es Su voluntad, hacernos Sus discípulos e hijos amados (Mateo 28:19-20, Romanos capítulo 8, Daniel capítulo 1). Nuestro cristianismo no es una religión sino una relación personal con Jesús basada y cimentada en la fe en Su Nombre y siguiendo el único manual de vida que Él le ha dejado a la humanidad para conocer, entender y obedecer Su voluntad escrita en la Santa Biblia. (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *