Momentos de decisión

Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario.

Salmos 63:1-2 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Al igual que el Rey David, muchos de nosotros como cristianos nacidos de nuevo, Dios nos hará pasar por desiertos sabiendo que ese es el lugar donde nosotros más buscaremos de Su presencia. David oraba porque tenía hambre y sed del Señor, porque estaba en medio de una persecución y a punto de perder su vida. En nuestra vida nos debemos de acercar a Dios buscando intimidad con El para que podamos recibir Su Palabra y dirección, pues todos sabemos los momentos tan difíciles que se están viviendo. También nuestro clamor al Altísimo, debe ser a toda hora proclamando que Él es nuestro socorro y ayuda. Ninguna familia podrá subsistir alejada de Cristo. No se trata de ser religiosos sino de tener una relación personal con Jesús y saber el precio que El pagó por el rescate de toda la humanidad y que fue nada menos que con Su propia vida, entregándose para ser crucificado y derramar Su sangre por nosotros. Pero resucitó al tercer día y ahora está sentado a la derecha del Padre y pacientemente sigue esperando que muchas personas vengan al arrepentimiento (Juan 3:16, 2 Pedro 3:9). *Es importante que nosotros le pidamos al Espíritu Santo que nos de revelación cuando estemos leyendo la Biblia, que es la única y verdadera Palabra de Dios, para que nuestra relación con Jesús perdure para siempre, por supuesto después de terminar nuestra carrera aquí en la tierra. Hoy es tu día de salvación para que invites a Jesús a vivir en tu corazón y le permitas que sea tu Rey y Señor (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por amor y gracia nos permite predicar el evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *