Jesús hablándole a Sus discípulos

Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.
Mateo 13:10-11 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: A la pregunta de los discípulos del porqué de las parábolas, Jesús respondió que a la gente que se le acercara le hablaría precisamente por parábolas, pero no lo haría con los discípulos porque Él estaba haciendo la diferencia entre aquellos que habían decidido seguirle y los que solo venían por sus necesidades y milagros. Además Jesús declaró que a esa gente le hablaría por parábolas porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden, de manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías que dijo: de oídos oirán y no entenderán y viendo verán pero no percibirán (Isaías 6:9-10). Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido y con los oídos oyen pesadamente y han cerrado sus ojos para que no vean ni oigan. Por eso su corazón no puede entender y tampoco pueden convertirse para que Jesús los sane. Pero Jesús les dijo: bienaventurados los ojos de ustedes mis discípulos porque pueden ver y con sus oídos pueden oírme. Porque de cierto les digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes están viendo y no lo vieron, y desearon oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron (Mateo 10:12-17). *Ese mismo ofrecimiento de Jesús sigue en pie para hoy y para siempre por cuanto quiere que sus discípulos reciban en su corazón las buenas nuevas del Evangelio y puedan convertirse y salvarse del castigo eterno preparado para los que rechazan y aborrecen a Cristo. Hoy es el día para que decidas tu eternidad y puedas detenerte a meditar en estas escrituras y ser salvo (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *