La diferencia entre lo bueno y lo malo

O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol.
Mateo 12:33 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Las palabras de este versículo, no serán reveladas a una persona hasta que tenga un encuentro personal con Jesús. De hecho cuando se le habla por primera vez de Jesús, normalmente contesta: yo soy bueno; aunque están a la vista sus frutos malos, y el problema es que esa persona cree que la vida es así y que es lo mejor que ella puede hacer, y por una parte es verdad, porque la única persona que puede sanar una vida y una familia es Jesucristo. Ahora bien ¿Cómo vamos a saber que algo es bueno o es malo si no lo analizamos conforme a la Biblia qué es la Palabra de Dios? Por supuesto que es requisito indispensable conocer a Jesús íntimamente, arrepentirnos de todos nuestros pecados, declarárselos a Él y pedirle perdón, e invitarlo a nuestro corazón para que a partir de ese momento, Él nos de Su Espíritu Santo para poder caminar en vida nueva y conforme a Su Palabra. *Cuando Jesús toma el lugar de Rey y Señor en la vida de una persona, se abren los ojos y los oídos espirituales y se comienza a entender qué es lo bueno y qué es lo malo, qué es la luz y cuáles son las tinieblas, qué es la vida eterna y qué es la condenación eterna, porque esto solamente el Espíritu Santo nos lo puede revelar. Hoy es el día de amar lo bueno y para eso tenemos que abrir nuestro corazón a Jesús, para ser perdonados y salvos (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *