El que me escucha vivirá seguro, y descansará, sin temor al mal

Porque el desvío de los simples los matará, y la complacencia de los necios los destruirá. Pero el que me escucha vivirá seguro, y descansará, sin temor al mal.

Proverbios 1:32-33 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Ahora que somos cristianos, podemos darnos cuenta de que estábamos hastiados de nuestros propios consejos antes de Cristo, y por lo tanto, nada sucedía que pudiera traernos paz y bendición, pues estábamos caminando en nuestra iniquidad tal como el mundo lo ha hecho siempre porque no pensemos que lo que está pasando en este tiempo, es algo nuevo ya que siempre y desde el principio en el huerto, el hombre intentó vivir de acuerdo a sus decisiones, y desechó la advertencia de Dios, y por eso Adán y Eva fueron echados para siempre de la presencia del Altísimo. La historia solo se ha repetido una y otra vez y lo vemos en la Biblia cuando leemos la vida de Noé y el arca, donde Dios le advirtió que la construyera porque enviaría un gran diluvio a la tierra, ya que estaba cansado de la maldad el hombre (Génesis capítulos del 6 al 9). En este proverbio 1 de la Biblia, leemos que las advertencias de Dios a toda la humanidad no se han detenido, pues una y otra vez hay una constante advertencia de que el mundo detenga su maldad y no hay señales de obediencia a Dios, y por eso estamos en una crisis que pareciera no tener fin, pero la respuesta es la misma: entregarnos al Todopoderoso, humillarnos delante de Su presencia, arrepentirnos de todos nuestro pecados, clamar Su Nombre, orar, y doblar nuestras rodillas delante de Él, porque entonces El sanará la tierra (2 Crónicas 7:14). La Iglesia es el pueblo al que Dios está llamando para venir a Sus pies, y no debemos retrasarnos porque es urgente que lejos de estar pidiendo milagros y señales a Señor, nos postremos delante de Él y no nos detengamos hasta escuchar Su voz, porque El dará respuesta a nuestro clamor. Cristo en nosotros la esperanza de gloria que cambia el mundo (Colosenses 1:26-27). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *