La compasión de Dios

En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Mateo 11:25 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Jesús fue bien claro en reprender a los religiosos porque ellos celaban a todos aquellos que quisieran acercarse al Señor y además pensaban que solo ellos conocían las Escrituras, pero no se daban cuenta que el Reino de Dios había llegado a la tierra y por consecuencia Su gracia. Por lo tanto cualquier persona que se acercaba al Hijo de Dios, recibía una respuesta, un abrazo, un milagro, o simplemente una palabra que le pudiera dar esperanza para su vida y su salvación eterna. Por eso en este versículo el Señor le daba gracias a Su Padre en los cielos, porque había escondido la revelación a los sabios y se las había entregado a aquellos que no sabían absolutamente nada de lo que iba a ocurrir. El Apóstol Pablo en su primera carta a los Corintios, escribe que ya que en la sabiduría de Dios el mundo no le conoció, le agradó salvar a los creyentes por la locura de la predicación. La predicación de Cristo crucificado para los judíos, fue tropiezo y para los gentiles locura, más para los llamados así judíos como gentiles, Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios (1 Corintios 1:18-31). *La promesa para nosotros los cristianos nacidos de nuevo, es que por Su gracia siempre pongamos a Dios y Su Palabra en el primer lugar de nuestras vidas, porque también nosotros siendo lo insensato y lo débil de este mundo, estamos agradecidos que Dios nos haya rescatado para Su Reino. Cristo te ama y también a ti quiere salvarte y rescatarte para Su gloria (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *