Jesus y el Centurion

Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.
Mateo 8:5-10 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: El propio Jesús señaló en estas escrituras que se maravilló de la fe que encontró en este centurión porque no solamente le creyó que podía sanar su siervo, sino que además le señaló que no era necesario que fuera a su casa, porque el reconocía la autoridad espiritual de Jesús. Este es el mayor desafío que se nos presenta a los cristianos que hemos nacido de nuevo, porque con toda seguridad estamos pasando por muchas situaciones donde necesitamos una intervención directa de Jesús, para sanar o librarnos de los problemas que a diario enfrentamos por causa del Evangelio. En este tiempo nos ha tocado vivir una guerra espiritual contra un espíritu de enfermedad que se ha convertido en una plaga mundial, donde el único que la puede frenar, es nuestro Señor Jesucristo. Pero el mundo le ha dado la espalda a Dios, a Jesús y a Su Palabra y peor aún pretenden engañarse de que se puede vivir sin ellos, y hoy vemos los frutos de destrucción que se están cosechando. *Solamente en Cristo hay salvación, sanidad, restauración y vida eterna. Invítalo a tu corazón (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia, nos permite predicar Su Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *