Jesús y el ayuno

Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
Mateo 6:16-18 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Cuando el Señor nos manda a ayunar, normalmente lo hará de una manera privada y ahí es cuando cada persona deberá hacerlo de manera discreta y sin anunciar que está ayunando, porque Dios quiere que lo hagamos de manera íntima con Él. En estos versículos del Nuevo Testamento, Jesús estaba enseñando y a la vez corrigiendo a los fariseos que eran según la Biblia hipócritas, porque cambiaban su expresión como si fueran víctimas y eso no agrada a nuestro Creador. Dios quiere que cuando ayunemos, tengamos un rostro lleno de gozo para que no seamos de tropiezo a nadie y no mostrar a los hombres que ayunamos. Pero el Padre que está en lo secreto y que ve todas las cosas, Él recompensará en público a todo aquel que le ofrezca un ayuno. Moisés ayunó cuarenta días al igual que Cristo y muchas oraciones fueron respondidas, además de la fortaleza espiritual que se derramó en ellos. *En el caso de Jesús, El pasó un momento de ataque espiritual al ser tentado precisamente con comida, pero salió victorioso porque Él estaba lleno del Espíritu Santo. Eso mismo acontecerá con todos aquellos que hagan un ayuno dirigido por el Espíritu de Dios, con el fin de escuchar de manera más clara la voz del Señor, aclarando que ninguno de estos ayunos se debe de hacer por motivos egoístas. Cristo te ama y está tocando la puerta de tu corazón (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *