Gócense y alégrense en Jesús

Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí. Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.
Mateo 5:11-12 (LBLA)

Cambiador del Mundo: En estas escrituras Jesús está hablando que no nos extrañemos de ser perseguidos, calumniados, agraviados, ofendidos por gente mentirosa enemiga del Evangelio y a las que Dios les permite que cumplan su función de maldad, y no se arrepienten y se entregan a Jesús, su destino eterno será en un lago de fuego (Apocalipsis 20:15). Jesús nos exhorta a venir a Él, pero también nos advierte, que nada será fácil cuando nos proclamemos cristianos nacidos de nuevo, porque lo hemos dicho muchas veces: en este mundo pasaremos muchas pruebas, pero al que venciere dice el Señor que lo sentará en Su trono (Apocalipsis 3:21). La Biblia nos enseña que la Palabra de la cruz es locura para los que se pierden, pero a los que se salvan, esto es a nosotros los que hemos creído, es poder de Dios (1 Corintios 1:18 ). Por eso cuando hablamos de persecuciones que nos traerán bienaventuranzas, escucharemos palabras de incredulidad o argumentos de que es demasiado difícil ser cristiano, pero en el Nuevo Testamento leemos las persecuciones que sufrieron los discípulos y aquellos que se convirtieron después y nunca negaron su fe en Jesús (Hechos 12:1-2). *Jesús nos fortalecerá como siervos amados y nos sostendrá con el poder de Su Espíritu Santo durante toda nuestra carrera cristiana aquí en la tierra, y El guardará nuestro corazón para que nuestra fe nunca decaiga (Romanos 15:13). Hoy es el día de que puedas creer en Jesús y rendirte a El totalmente si aún no lo has hecho, para que Él sea tu Rey y Señor (Romanos 10:8-13). Cristo te ama y Él es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que, por Su amor y gracia, nos permite predicar Su Palabra para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *