La bendición de ser perseguidos por la fe

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Mateo 5:10 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Esta escritura se refiere a aquellos que por causa del Reino de Dios y de Su justica que proclaman, son perseguidos por el mundo que aborrece a Dios y aborrece también a todos aquellos que aman a Jesús. La Biblia habla de que somos bienaventurados si padecemos persecución por poner en primer lugar la Palabra de Dios, la Santa Biblia, aunque en lo natural será un tiempo incómodo y algunas veces doloroso, pero por eso tenemos que acrecentar nuestra fe y llenarnos de la vida de Cristo. Ser bienaventurados en medio de estas pruebas significa que Dios siempre estará en control de nuestro diario vivir y de una gran recompensa eterna que derramará gran gozo para siempre y solo será concedido a todas aquellas personas que reciban a Jesús en su corazón y sean salvos. Jesucristo explicó en Su evangelio que todo aquel que se entregara a Él, sería perseguido aun por su propia familia y que por lo tanto caminara confiando en las promesas de Dios, aun dejando padre, madre, familia, propiedades, porque lo importante era terminar la carrera de fe que comenzó. El que halla su vida la perderá; y el que pierda su vida por causa de Cristo, la hallará (Mateo capítulo 10). *Todos los cristianos nacidos de nuevo, estamos siendo fortalecidos por el Espíritu Santo de Dios para ser guardados en este mundo y en medio de una generación que tristemente se ha llenado de perversidad y le ha dado la espalda a la promesa de salvación y vida eterna, que solamente se consiguen a través de Jesús. Pero para los que hemos creído y nos hemos entregado plenamente a nuestro Creador, recibiremos en los cielos la corona de vida eterna (1 Corintios 4:1-6). Cristo te ama y hoy te está invitando a que te entregues a El si aún no lo has hecho (Romanos 10:8-13). Jesús es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar Su evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *