Exhortación a padres e hijos.

He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del Señor, día grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.
Malaquías 4:5-6 (NKJV)

Cambiador del Mundo: Estos son los dos últimos versículos del todo el Antiguo Testamento, donde se nos exhorta para que los padres amen a sus hijos y los hijos amen a los padres, antes de que venga el Señor y hiera la tierra con maldición por causa de familias divididas donde nadie está siguiendo la Palabra que Dios les ha dado. Al día de hoy, un altísimo porcentaje de familias están padeciendo división y destrucción, porque la relación padres e hijos se ha dañado y está fuera de control. *La promesa que puede sanar a una familia y obviamente a las familias de la tierra, es que los padres empiecen a buscar de Dios y se comporten como verdaderos hijos del Altísimo, para que los hijos puedan imitar el testimonio de sus padres y puedan comportarse como hijos obedientes. El Apóstol Pablo enseña en su carta a los Efesios, que si los hijos obedecen a sus padres, les irá bien en todo y tendrán larga vida (Efesios 6:1-3). Honrar a padre y a madre es el primer mandamiento con promesa y Dios insiste una y otra vez para que este sea el corazón de los hijos. Y a los padres exhorta que no provoquen a ira a sus hijos, sino que los críen en disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6:4). Hoy es el día de que recibas a Cristo en tu corazón si todavía no lo haces, para que recibas perdón, salvación y vida eterna (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por gracia cambia el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *