Las palabras de los sabios los guardarán.

En la boca del necio está la vara de la soberbia; Mas los labios de los sabios los guardarán.
Proverbios 14:3 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Antes de ser cristianos nacidos de nuevo, hablábamos por nuestra propia cuenta lo que sentíamos, creíamos o pensábamos, pero pocas veces esas palabras estaban fundamentadas en el consejo de Dios, porque realmente vivíamos de acuerdo a los criterios del mundo y no lo que dice la Biblia. Cuando una persona se convierte a Cristo y decide rendirle su vida, el primer consejo que éste recibe es empezar a leer los Evangelios para entender y conocer quién es Jesús y cuánto amor tiene por toda la humanidad que vino a este mundo a dar Su vida y a resucitar de los muertos, para que todo aquel que en El crea sea salvo y tenga vida eterna (Juan 3:15-16). El Apóstol Pablo en su carta a los Filipenses nos explica que sigamos el ejemplo de Jesús y que aprendamos de El cómo se despojó de toda su grandeza no aferrándose a ella, sino que tomó forma de siervo y se hizo semejante a los hombres, y como hombre se humilló a sí mismo, y se hizo obediente hasta la muerte de cruz, por lo cual también Dios Su Padre, le exaltó hasta lo sumo, y le dio un Nombre que es sobre todo nombre, para que en el Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre (Filipenses 2:1-11). Esto es lo que nosotros tenemos que hablar y anunciar a toda persona que Dios ponga delante de nosotros porque no estamos hablando opiniones personales y humanas, sino que estamos compartiendo la sabiduría de Dios para que la gente no tenga el menor argumento de que todo lo que hablamos es Palabra de Dios. Hoy es el día de salvación, recibe a Cristo en tu corazón porque Él es tu esperanza de gloria y tu victoria que por gracia te llevará a cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *