El justo comerá hasta saciar su alma.

El justo come hasta saciar su alma; Mas el vientre de los impíos tendrá necesidad. Proverbios 13:25 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Toda persona que se ha rendido a Cristo y ha sido justificada por El, disfrutará alimentarse día a día de la Palabra de Dios escrita en la Santa Biblia, más aquellos que siguen viviendo en pecado e impiedad, siempre estarán necesitados y en un camino de destrucción que solo arrepintiéndose delante de Dios se podrá detener. Cuando uno empieza a caminar con nuestro Señor Jesucristo, nuestra vida se torna totalmente diferente a lo que antes conocíamos, porque con la Palabra de Dios, podemos tomar consejo y construir sobre la roca sabiendo que todo lo que estamos edificando no se derrumbará. Pero cuando vivimos lejos del consejo de Dios y nos guiamos de nuestra propia razón, estamos construyendo sobre la arena y tarde o temprano todo se derrumbará (Mateo 7:24-27). Los que ahora somos cristianos nacidos de nuevo, sabemos perfectamente que esto sucede, porque ese es nuestro testimonio. La gran mayoría de nosotros llegamos al Señor en medio de una destrucción personal, o familiar, o financiera, o profesional, o hasta en una terrible depresión y obviamente con una actitud de incredulidad y frustración que va en aumento conforme los años van pasando, hasta que finalmente alguien nos predica el Evangelio y nosotros le abrimos la puerta de nuestro corazón a Jesús. Pero es muy difícil que una persona llegue solamente por amor y porque un día decidió consagrarle a Dios su vida y todo lo que tiene. Si todavía estás pensando en tomar una decisión con respecto a tu vida, te invitamos a que no esperes mayor destrucción y soledad, hoy es una buena oportunidad para que tú le digas a Jesús que sea tu Dios y Señor y que pueda dirigirte de ahora en adelante hasta el último día de tu vida aquí en la tierra y disfrutar de una vida eterna con El (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su gracia nos permite cambiar el mundo, (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Amarnath Tade on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *