Amar la corrección traerá honra.

Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; Mas el que guarda la corrección recibirá honra.

Proverbios 13:18 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: El que ama a Cristo, ama también la corrección y estar dispuesto a caminar de la mano de su Señor para madurar y crecer en la fe, a fin de que todo lo que vaya sucediendo en su vida, esté bajo la protección de Dios. Todos sabemos que desde el principio Dios diseñó la familia como la figura central de la sociedad y para que a través de ella fuera promulgada Su Palabra y para que las generaciones venideras pudieran traspasar la herencia de bendición que cada una de ellas había recibido. El hombre sería papá y su esposa la mujer sería mamá, y ellos procrearían sus hijos y los instruirían en el amor a Dios. Tristemente desde Adán y Eva el pecado hizo su aparición y ambos fueron echados del huerto y de la presencia de Dios y nunca pudieron regresar y restaurar su relación con El, ni tampoco su descendencia y por lo tanto, cada una de las generaciones posteriores se apartó más y más del plan original que Dios había diseñado para el hombre. Al día de hoy, vemos como solo un remanente alrededor del mundo le está dando lugar a Dios en su vida y en la de su familia y está doblando sus rodillas e intercediendo por toda la humanidad porque no es ningún secreto que el arrebatamiento de la Iglesia está muy próximo ya que en los cielos se efectuarán las Bodas del Cordero y nuestro Señor Jesucristo será el Esposo con su Novia vestida de lino fino, la Iglesia (1Tesalonicenses capítulos 4 y 5, Apocalipsis 19:7-9). Si todavía tú no tienes una relación personal con Jesús, hoy es tu día de salvación, si le confiesas a El todos tus pecados y lo invitas a tu corazón para que sea tu Rey y Señor (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su gracia nos permite predicar el Evangelio para ganar almas para Su Reino y cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *