El que escucha el consejo es sabio

El camino del necio es recto a sus propios ojos, más el que escucha consejos es sabio. El enojo del necio se conoce al instante, más el prudente oculta la deshonra.
Proverbios 12:15-16 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El que escucha el consejo de Dios, es un hombre sabio que hace bien en estar atento a la Palabra del Altísimo. Él ha encontrado el único camino y la única verdad y la vida que es nuestro Señor Jesucristo y por el cual podemos regresar a reconciliarnos con Dios Su Padre (Juan 14:6). Pero hay otro tipo de personas que se inclinan a caminar constantemente en necedad y al final recogen destrucción y muerte, porque conocen el buen consejo, pero ellos optan por caminar en rebelión, sobre todo a la Palabra de Dios. Cuando además de todo esto el necio se enoja, no puede ocultar ese estado de ánimo, por consiguiente no puede mantener relaciones sanas, porque está atrapado en yugos que solamente en Cristo los va a poder romper. En la Biblia cuando se habla del hombre prudente, nos tenemos que inclinar a pensar que también se trata de un hombre justo, porque la prudencia es un fruto de una persona que conoce el carácter de Cristo, y que desea seguir Sus pasos, dándole la espalda a los afanes y a las vanas riquezas de este mundo. El prefiere esperar que Dios sea el que lo bendiga por causa de haber puesto en primer lugar el Reino de Dios y Su justicia, y porque sabe que Dios le dará todo lo que necesite por añadidura (Mateo 6:33). El hombre necio ve el mal y no se aparta, pero el hombre prudente que se deleita en escuchar la voz de Dios que son las Sagradas Escrituras, una vez que es apercibido, se aparta. Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por la gracia que nos ha sido otorgada, nos permite ser testimonio para ganar almas para el Reino de Dios y cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Patrick Fore on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *