El hombre sabio cuida su casa

Él que turba su casa, heredará viento, y el necio será siervo del sabio de corazón. Proverbios 11:29 (LBLA)

Cambiador del mundo: Es una gran responsabilidad como cristianos nacidos de nuevo, el cuidar nuestra casa, familia, finanzas y sobre todo nuestra relación personal con Dios, para que no llegue la destrucción a nuestro hogar. El hombre sabio edifica su casa sobre la roca que es Cristo, pero el necio lo hace sobre arena (Mateo 7:24-27). La única oportunidad que tiene nuestra familia para poder ser victoriosa en medio de este mundo que a lo bueno llama malo y a lo malo llama bueno (Isaías 5:20), es conocer a Cristo y tener una relación personal con El. No se trata de una religión sino como dijimos antes de una muy cercana e íntima relación personal con Jesús y con Su Palabra la Santa Biblia. El Apóstol Pablo, nos habla en su primera carta a los Corintios, que le agradó a Dios que se salvaran los creyentes por medio de la predicación de Cristo crucificado y resucitado y que muchos de los que iban a entregar su vida a su Salvador, no tenían que ser sabios según la carne ni poderosos, ni siquiera nobles porque aun lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios y lo débil de mundo escogió Dios para avergonzar a los fuertes y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios y aun lo que no es, para que por medio de Jesús, todos los que crean en El, sean salvos. Dios quiere que sigamos a Su Hijo Jesucristo y por medio de la fe en Su Nombre, alcancemos sabiduría, seamos justificados, redimidos y santificados, para que por toda la bendición que nos alcance en lo personal y como familia, toda la gloria se la lleve nuestro Creador (1 Corintios 1:21-31). Por lo tanto que sea Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria para que por Su gracia cambiemos el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Nathan Fertig on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *