El fruto del justo es árbol de vida

El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio. Si el justo es recompensado en la tierra, ¡cuánto más el impío y el pecador!

Proverbios 11:30-31 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El propósito del hombre justo, es mostrar un testimonio que ayude a ganar almas para el Reino de Dios, porque finalmente eso es trabajar para las riquezas eternas puesto que el día que lleguemos a los cielos, y nos presentemos delante del tribunal de Cristo, queremos ser conocidos como hombres fieles que dieron por gracia todo lo que recibieron por gracia y que muchas almas estén registradas en el libro de la vida por causa de nuestra predicación del Evangelio aquí en la tierra. En todas las épocas ha existido una oposición para proclamar el Nombre de Jesús, porque aun en los Evangelios vemos los trabajos que pasó nuestro Señor Jesucristo para anunciar el Reino de Su Padre. No será menos la oposición con nosotros, sobre todo ahora que son los últimos tiempos y el mundo se ha desenfrenado en egoísmo, buscando cada uno lo suyo y viviendo para agradarse a sí mismo (2 Timoteo 3:1-7), pero los que amamos a Dios, tenemos que dar un giro de 180º e ir en sentido contrario para cumplir la voluntad de Dios. Estamos en los últimos tiempos y preparándonos para el gran evento que será cuando Jesús arrebate Su Iglesia a los cielos, tal como lo anunció el Apóstol Pablo (1 Tesalonicenses capítulos 4 y 5), y aun el Apóstol Pedro también profetizó que estemos listos para la venida del Señor, porque en los últimos días habrán muchos burladores que hablarán con sarcasmo siguiendo sus propias pasiones y riéndose de la promesa de la segunda venida del Señor (2 Pedro capítulo 3). Así que el Señor no se tarda en cumplir Su promesa aunque algunos la tengan por tardanza, sino que Él quiere que todos vengan al arrepentimiento. Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que por la gracia de Dios nos está permitiendo cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Kai Dörner on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *