En la abundancia de consejeros está la victoria

Él que anda en chismes revela secretos, pero el de espíritu leal oculta las cosas. Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros está la victoria. Proverbios 11:13-14 (LBLA)

Cambiador del mundo: Es muy importante que como cristianos nacidos de nuevo, nosotros estemos rodeados de personas temerosas de Dios, con un buen testimonio que sea visible a todos. Cuando empezamos a caminar con Jesús, nos damos cuenta que muchas de las cosas que hablábamos o pensábamos no estaban de acuerdo con Su Palabra la Biblia, y empieza a ser necesario pasar tiempo de oración y lectura para conocer íntimamente el corazón de nuestro Creador. Como acabamos de leer el que anda en chismes, revelará todos los secretos y por supuesto que no será una persona confiable, pero el que camina con un espíritu recto, tiene misericordia y cubre la desnudez de su prójimo, dándole una oportunidad para arrepentirse y corregir su vida. Encontrar un buen consejo, no será tarea fácil, porque en el mundo todo sigue un criterio propio y muchas veces torcido y pocos son los que tienen un encuentro verdadero con el Señor. Jesús contó la parábola del banquete de bodas y al final dijo que muchos son los llamados pero pocos son Sus escogidos y en nuestra vida cotidiana también veremos esto mismo (Mateo 22:14). Busquemos consejo en personas y familias en las que podemos palpar su relación íntima con Dios, sin importar lo que antes hubiera sucedido en esas personas, porque lo importante será seguir su ejemplo de cómo se arrepintieron de su antigua manera de vivir y se entregaron a Cristo y fueron transformados, dejando lo que queda atrás y caminando conforme a la Palabra de Vida que son las Escrituras. Donde hay multitud de consejeros, estará la victoria, pero si no hay un buen consejo, estará la derrota. Busquemos hoy que la gracia de Dios que ha puesto en nuestros corazones la vida resucitada de Cristo, nos siga dirigiendo en todo Su propósito para el cual Él nos creó, porque Él es nuestra victoria y esperanza de gloria que nos permite cambiar el mundo (1 Corintios 15:10, 57, Colosenses 1:26-27). Aleluya.

 

Photo by Nghia Le on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *