La sabiduría clama en la calle

La sabiduría clama en la calle, en las plazas alza su voz; clama en las esquinas de las calles concurridas; a la entrada de las puertas de la ciudad pronuncia sus discursos.

Proverbios 1:20-21 (LBLA)

Cambiador del Mundo: En todos los proverbios, el Espíritu Santo hace énfasis de la necesidad que todos tenemos de llenarnos de la sabiduría de Dios. El principio de la sabiduría es el temor al Señor y lo triste es que hay mucha gente que la desprecia porque su corazón está lleno de insensatez. La sabiduría de Dios clama en todo lugar y alza la voz para ser escuchada por todos aquellos que reconozcan que su vida sin Dios no vale nada. El propio Jesús nos manda a predicar el Evangelio hasta el último rincón de la tierra, para que muchas almas se salven y puedan pasar la eternidad en los cielos. Hay una exhortación continua en las Sagradas Escrituras para que dejemos de ser auto suficientes y también dejemos de pensar que nosotros vamos a resolver nuestros problemas con nuestro conocimiento, capacidad económica o sabiduría intelectual, pero en todas las Escrituras, Dios hace énfasis de que dependamos de El en nuestro despertar, caminar, hablar, trabajar, y aun cuando regresemos a nuestro hogar para tomar descanso. Porque todo nuestro día debe de estar acompañado de la fragancia de Cristo en nosotros y esto solamente lo va a reconocer una persona que no está buscando lo suyo, sino hacer la voluntad de Dios. Dios es el que da la sabiduría y de Su boca viene el conocimiento y aun la inteligencia, Él se la da a los rectos de corazón y además todo aquel que la reciba, vivirá guardado bajo la sombra del Altísimo (Proverbios 2:6-7, Salmos 91). Así que el día de hoy revisemos nuestro corazón y reconozcamos delante de Dios la gran necesidad que tenemos de que Su Palabra more en nuestro corazón, porque Cristo es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria para cambiar al mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *