Apóstol Yolanda Quiñones

La Apóstol Yolanda Quiñones reside actualmente en Umatilla, Florida junto a su esposo el Apóstol Osvaldo González.
A la edad de diecisiete años recibió a Jesucristo como su Salvador personal, a partir de esa experiencia dedica su juventud de forma activa al servicio del Señor y desde entonces ha perseverado en Sus caminos.

Cursó sus estudios universitarios en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras de donde se gradúa “Magna Cum Laude” con un bachillerato en Educación Superior con concentración en el idioma español, ejerciendo el magisterio en escuelas públicas y privadas de la Isla de Puerto Rico por diez años.
Después de recibir y aceptar el llamado al pastorado, renuncia a su trabajo de maestra para dedicarse a tiempo completo a guiar espiritualmente a la iglesia que la vio crecer y madurar en los caminos del Señor.

Pastoreo por 12 años la Iglesia de Restauración, Casa de Adoración y de Pan, Inc. El 20 de mayo de 2006 fue confirmada al Ministerio Apostólico junto a su esposo Osvaldo González, por el Presbiterio Apostólico RAIN que dirige el Apóstol Mickey Medina quien se ha convertido en su mentor y padre espiritual.
En el año 2008 establece la Red Apostólica Estableciendo Su Reino (RAER) la cual cobija ministerios, pastores y líderes a nivel internacional brindándoles cobertura espiritual, cuidado pastoral, mentoría, dirección y consejo.

En mayo de 2013 se retira del pastorado para abrazar el llamado apostólico a las naciones a tiempo completo.
La Apóstol Yolanda Quiñones tiene un testimonio poderoso de sanidad divina. En el año 2010 mientras ministraba en la ciudad de Orlando, Florida se le descubre un tumor que inicialmente fue diagnosticado canceroso maligno en su cráneo que arropaba como un pulpo cada hueco de su cabeza  y el pronóstico según los médicos era que le quedaban de seis meses a un año de vida. Ante la sorpresa de los médicos del reconocido hospital M.D. Anderson Cancer Center, hubo un cambio de diagnóstico y hoy sigue viva proclamando el poder de la Resurrección y confirmado en los exámenes que se continúa haciendo como evidencia del milagro, no queda ni residuo ni recurrencia de tumor en su cráneo. Viaja constantemente llevando una palabra de restauración, estímulo y aliento, cargada de unción profética y manifestación de milagros. Su mensaje se concentra en declarar que cada ser humano tiene un destino profético en esta tierra y que el Reino de Dios ya está entre nosotros manifestado en cada creyente que vive y proclama la obra redentora de Nuestro Señor Jesucristo. Su estilo y manera de ministrar se caracteriza por su dinamismo, energía y naturalidad al proclamar el mensaje del evangelio además de una profunda revelación de la Palabra de Dios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *