La compasión de Jesús

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.
Mateo 9:36 (RV1960)

Cambiador del Mundo: La compasión de Jesús, tuvo su mayor expresión en la cruz del calvario donde El voluntariamente derramó Su sangre y dio su vida por el pecado del mundo.
Sería muy importante que todos nosotros los cristianos que hemos nacido de nuevo, empecemos a revisar y escudriñar a lo largo de toda la Biblia, quiénes fueron las personas que en cierto momento de su vida, tomaron decisiones a causa de compadecerse de alguna situación o persona.
Cuando Jesús nació en la tierra, El venía lleno de compasión primeramente por Israel y después por toda la humanidad, para darle oportunidad a todos los que se arrepintieran de que fueran perdonados sus pecados y tuvieran vida eterna.
Jesús recorría todas las ciudades y aldeas enseñando en las sinagogas de ellos y predicando el evangelio del reino, sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Estaba lleno de compasión por ellos porque El sabía que su corazón estaba endurecido y muy lejos de Dios y eran como ovejas desamparadas y dispersas que no tienen quien las cuide y por lo tanto están expuestas al ataque de cualquier depredador (Mateo 9:35).
También nosotros en este tiempo que nos ha tocado vivir, vemos mucha gente que están sin rumbo y con un corazón renuente a entregarse a Dios a causa de las falsas promesas y riquezas de este mundo. *Tengamos compasión de todos, porque la mies es mucha y los obreros son pocos y por eso Dios mismo dijo que le roguemos en Su Nombre para que se levanten muchas personas con un corazón de siervo y compasivo para predicar el evangelio y que muchas almas sean ganadas para el Reino de Dios Mateo 9:37-38).
Hoy es tu día de salvación para que por la gracia de Dios seas perdonado y pases la eternidad en los cielos (Romanos 10:8-13).
Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *