Dando testimonio del evangelio de la gracia

Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.
Hechos 20:24 (RV1960)

Cambiador del Mundo: Cada cristiano que ha nacido de nuevo, debe tener este mismo compromiso que aquí menciona el Apóstol Pablo y debe de comportarse ignorando las mentiras o amenazas de este mundo, y poner a Jesús en primer lugar para que pueda acabar también su carrera en esta tierra con sumo gozo, dando testimonio a todos de la obra maravillosa que Jesucristo hizo en su vida a través del evangelio de la gracia. Cuando hablamos de la gracia de Dios, no solamente nos referimos al regalo de la salvación que Jesús nos ha dado por medio de Su sacrificio en la cruz y resurrección de los muertos, sino que también nos referimos a que Jesús ha puesto su vida resucitada dentro de nosotros y por esa misma gracia hemos muerto al pecado y a la vida pecaminosa de Adán, naciendo de nuevo en santidad (Romanos 6:1-14). *También el evangelio de la gracia, nos permite vivir día a día en santidad porque ya no dependemos de nuestra propia fuerza sino del poder del Espíritu Santo que Dios nos dio desde el día que nos convertimos a Cristo. Y por esa razón también ahora hemos sido hechos hijos de Dios (Romanos capítulo 8 ). Hoy es el día para que cualquier persona que desee recibir esta gran salvación por gracia, le pida a Jesús perdón por todos sus pecados, se arrepienta de ellos, y le invite a su corazón para que sea su Rey y Señor (Romanos 10:8-13). Que siempre la gracia de Dios permita que Cristo sea en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *