Leamos la Biblia con un corazón nuevo

Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.
Ezequiel 11:19 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Dios estaba hablando a Israel a través del Profeta Ezequiel exhortándoles a que se arrepintieran y a que honraran Su Palabra la cual por muchos años habían desechado y por eso ya no estaban habitando en su tierra y estaban cautivos de sus enemigos. El Señor prometió darles un corazón nuevo, también un espíritu nuevo, quitando el corazón de piedra de ellos para que caminaran y guardaran Su estatutos y decretos y el Señor los volviera a tomar como Su pueblo para ser nuevamente su Dios. Esta misma oportunidad tenemos ahora todas las personas que habitan la tierra, entregarnos a Jesús para que El quite nuestro corazón de piedra y cambie nuestro espíritu adánico poniendo un espíritu nuevo y llenándonos de Su Espíritu Santo para que también nosotros desechemos el deseo de pecado y la idolatría que gobierna una vida cuando no se ha entregado a Cristo. Esa idolatría puede ser a las cosas o peor aún a nosotros mismos, a nuestro Yo que quiere gobernarnos por encima del consejo de Dios. Leer la Biblia con un corazón nuevo es dejar de razonar lo que Dios habla y promete y empezar a creer ciegamente en Sus promesas y cumplir Su voluntad con un sí y amén. *Solamente por la gracia de Dios los que no somos judíos de nacimiento, se nos ha permitido tener la misma oportunidad de ser salvos y ser el pueblo del Altísimo. Por lo tanto, no desaprovechemos este regalo que incluye nuestra eternidad en los cielos con el Hijo de Dios nuestro Señor Jesucristo. Hoy es el día de pedirle a Jesús ese corazón y espíritu nuevo (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su gracia nos permite cambiar el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *