Dios es escudo a Sus hijos

Combate, oh Señor, a los que me combaten; ataca a los que me atacan. Echa mano del broquel y del escudo, y levántate en mi ayuda. Salmos 35:1-2 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El Rey David es el que escribe este Salmo y declara la bendición de caminar protegidos por la mano de Dios. Este Rey que desde joven fue nombrado y al que Dios señaló con un corazón semejante al Suyo, escribe que el Señor pelea las batallas por Sus hijos, El defiende nuestra vida contra nuestros perseguidores porque Él es nuestra salvación. *Por lo tanto serán avergonzados todos nuestros enemigos y confundidos los que buscan hacernos tropezar, porque Dios los echará para atrás y los avergonzará en todo mal que intenten sobre nosotros. El inicuo será como hierba seca llevada por el viento sin rumbo fijo, pero el único camino para los siervos de Dios es nuestro Señor Jesucristo. Los enemigos de los cristianos andarán en camino tenebroso y resbaladizo porque su corazón está inclinado a tender trampa y hacer hoyos para provocar la caída de un cristiano nacido de nuevo. Pero todos aquellos que estamos rendidos a Cristo y que hemos puesto nuestra vida en Sus manos, viviremos alegres y con gratitud y nos regocijaremos por nuestra salvación y cantaremos: ¡oh Dios quién como Tú! Vivamos confiados de que el Dios de Israel libra al afligido de aquel que lo persigue y al pobre y menesteroso del que le despoja. Los que caminamos de la mano de Dios, estamos seguros de cuál será nuestro destino eterno. Por lo que no permitiremos que la amargura o la preocupación tenga parte ni suerte en nuestro corazón. Bendigamos aun a aquellos que buscan afligirnos porque ese es el corazón que Dios quiere que tengamos como verdaderos cristianos. (Leer Salmos 35). Hoy es el día de que rindas tu vida a Cristo si aún no lo has hecho (Romanos 10:8-13). Y que, por la gracia de Dios, Cristo sea en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *