La recompensa de la humildad

Pero Él da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.
Santiago 4:6 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Cuando la humildad de Jesús habita en una persona, provoca que se aparte de una manera radical de amar el mundo y todos sabemos que solamente si Cristo vive en nosotros podemos aspirar a una vida humilde conforme al propósito de Dios. Muchos de nosotros como cristianos nacidos de nuevo, podemos reconocer que antes de entregarnos a Cristo estábamos totalmente dependientes de la manera de vivir de una sociedad que se ha corrompido y que carece de valores. Pero solo hasta que conocemos la Palabra de Dios nos damos cuenta que estamos viviendo de una manera que no agrada a nuestro Creador. Vamos hoy a enfocarnos en el invaluable precio de nuestra salvación eterna, porque hoy no se trata de un asunto de economía sino de la máxima recompensa de Dios que es ser perdonados, salvados y pasar una eternidad en los cielos por la gracia de Dios. *La humildad nos permite someternos a Dios y resistir al enemigo de nuestra alma, porque solo así él huirá de nosotros. Si nos acercamos a Dios, entonces Él se acercará a nosotros y por Su gracia nos permitirá ser limpios de pecado y hacer a un lado todo doble ánimo que nos asechaba antes de Cristo y como regalo final El mismo purificará nuestros corazones (Santiago 4:7-8). Jesús quiere que aprendamos de El a ser mansos y humildes de corazón y hallaremos descanso para nuestra alma. (Mateo 11:29). Hoy es el día que entregues tu vida a Jesús si todavía no lo has hecho y lo declares tu Rey y Señor porque solo así gozarás de todas estas promesas de bendición eterna (Romanos 10:8-13). Y que por la gracia de Dios que Cristo sea nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *