La Paz de Jesús sobre Sus discípulos

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.
Juan 20:21-23 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Cuando llegó la noche del primer día de la semana cuando Jesús resucitó, estando las puertas cerradas del lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo a los judíos, vino Jesús y puesto en medio de ellos les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les dijo esto, le mostró las manos y el costado y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Todos esos hombres que habían caminado con Jesús tres años y medio, estaban sorprendidos de ver a Jesús y Tomás que era uno de ellos, que por cierto no estaba esa noche y desafió a los demás diciendo, que si no veía en las manos del Señor la señal de los clavos y tocare el costado, no creería. Pero ocho días después estando todos juntos y con ellos Tomás, llegó Jesús estando las puertas cerradas y se puso en medio y les dijo Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás pon aquí tu dedo y mira mis manos y acerca tu mano y ponla en mi costado y no seas incrédulo sino creyente. Entonces Tomás respondió: Señor mío y Dios mío. Pero Jesús le dijo: porque me has visto Tomás creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron. *Hizo además muchas otras señales en presencia de Sus discípulos que no están escritas en los evangelios, pero las que sí están escritas es para que creamos la promesa de Dios de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, para que todo aquel que crea tenga vida en Su Nombre (Juan 20:19-20, 24-31, Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *