Abracemos las promesas de Dios

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: Este versículo representa la promesa que salvó mi vida hace veinticinco años. Y lo recibí con toda mi alma y mi corazón y Dios me otorgó batalla por batalla en todo ese tiempo las más grandes victorias que un ser humano puede alcanzar, como fueron la restauración de mi vida y de mi relación con Jesús, la restauración de mi matrimonio y familia pero sobre todo mi llamado como hijo de Dios para servirlo hasta hoy como un Pastor, Evangelista y Escritor. Estas mismas promesas están hoy vigentes para tu vida y tú también puedes disfrutar de una relación con Jesús, dando la vuelta de 180º y caminando en una vida nueva llena de la santidad de Dios y de Su amor, fe y esperanza.
Entregarse a Jesús nos lleva a ver la vida de una manera como nunca antes la habíamos visto y aunque vengan problemas, ahora sabemos que Dios está con nosotros y El peleará también nuestras batallas (Éxodo 14:14). *Cristo en nosotros como dijo Pablo, es el que nos llena de esperanza, de Su poder, de Su Espíritu y nos convierte no solamente en Sus siervos sino que ahora somos Templo de Su Espíritu Santo (2 Corintios 6:16). Buscar primeramente el Reino de Dios y Su justicia, es poner a Cristo y Su Palabra por encima de todo y que no haya nada ni nadie que nos impida caminar para siempre bajo esta decisión. Recostarse como el Amado Apóstol Juan en los brazos de Jesús, nos dará seguridad y empezaremos a pensar, hablar y actuar conforme al corazón de Dios y ya nunca más anhelaremos lo que el mundo ofrece. Cristo te ama y quiere salvarte y abrazarte para que empieces una nueva vida creyendo en El (Romanos 10:8-13, Juan 14:3). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *