Si los pecadores te quieren seducir, no consientas

Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no consientas.

Proverbios 1:10 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Este versículo del Proverbio 1 de la Biblia, va relacionado con muchos más versículos y esto es una seria advertencia para todos nosotros los que nos hemos entregado a Cristo y por lo tanto somos hijos de Dios (Juan 1:12). Cuando uno se entrega al Señor sin lugar a dudas, algunas amistades del mundo y aun otros que no conocemos, van a tratar de pedirnos que sigamos caminando en tinieblas, en negocios que ya en Cristo, no van de acuerdo al Evangelio, pidiéndonos que tomemos ventaja de gente inocente. Porque recordemos que muchos que salimos de esas situaciones sabemos que todo es real y que vivíamos atropellando y pasando por encima de personas que querían trabajar con nosotros. La asechanza siempre va a ser continua sobre los hijos de Dios y la invitación a hacer riquezas de toda clase y a llenar nuestras casas de despojos, tampoco se va a detener, el enemigo va a venir a querer seducirnos pero el Señor nos habla como a hijos Suyos, que no andemos más en camino con ellos, que apartemos nuestros pies de sus veredas, porque los que no tienen a Cristo en su corazón corren siempre hacia el mal, y van presurosos para tomar ventaja del inocente, tampoco se detienen en tirar su red para atrapar a los que no terminan de levantar los ojos al cielo y que no están firmes en la fe, porque ese es el destino y las sendas de todo el que es dado a la codicia que por cierto esta quita la vida de sus poseedores (Proverbio 1:11-19). Por lo tanto ahora que nosotros estamos leyendo la Palabra de Dios y se nos ha exhortado a pedirle a Dios que nos aparte de toda persona a la que después de hablarle y predicarle en muchas ocasiones rechazan el Evangelio, pero si quieren que nosotros sigamos acompañándolos a sus reuniones del mundo, a esos tristemente hay que evitarlos, como Pablo mismo le enseñó a Timoteo (2 Timoteo 3:5). Cristo en nosotros es nuestra única esperanza de alcanzar la victoria y poder cambiar el mundo (1 Corintios 15:57, Colosenses 1:26-27). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *