La compasión de Jesús por nosotros

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.
Mateo 9:36-38 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: En estas escrituras, vemos el corazón de Jesús, cómo al ver las multitudes sin Dios, tuvo compasión como hasta el día de hoy sigue sucediendo. Él pudo reconocer que eran pueblos desamparados y dispersos como ovejas sin pastor, por lo que dijo a Sus discípulos que el trabajo era mucho pero los obreros muy pocos, por eso pidió que oraran para que Dios enviara más obreros a sus campos. En nada ha cambiado al día de hoy esta situación, e inclusive vemos mucha más gente extraviada de los caminos de Dios y por supuesto de Su santidad. Lo peor es que muchos creen que están bien y que no es necesario ser cristianos nacidos de nuevo. Pero eso es totalmente contrario a lo que nos enseña la Biblia, porque el único Camino para salvación y perdón de todos nuestros pecados, es creer en nuestro Señor Jesucristo y recibirlo a Él como nuestro Señor y Salvador. Entendamos que no tenemos que ser necesariamente Pastores para poder llevar almas al Reino de los cielos, porque lo importante es compartir nuestro testimonio de vida enseñando la forma en la que Cristo nos rescató. *Predicar la Palabra de Dios nos hará obreros que multiplicaron sus dones y talentos ganando vidas para la gloria de Dios (Mateo 25:14-30). Cristo te ama y quiere salvarte junto con tu familia si tan solo puedes recibirlo en tu corazón como tu Rey y Señor (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *