Los milagros de Jesús

Mientras él les decía estas cosas, vino un hombre principal y se postró ante él, diciendo: Mi hija acaba de morir; más ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá. Y se levantó Jesús, y le siguió con sus discípulos. Mateo 9:18-19 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: El amor de Jesús es inagotable y aquí podemos verlo y entenderlo, ya que nunca se negaba a sanar a quien se lo pedía. En el camino a casa de este hombre principal, encontró arrastrándose en el suelo a una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, la cual se le acercó por detrás a Jesús y tocó el borde de Su manto; porque ella decía: si tocare solamente Su manto seré salva. Volviéndose Jesús y mirándola le dijo: ten ánimo hija tu fe te ha salvado y la mujer fue sana y salva dese aquella hora. Al llegar Jesús a la casa del principal vio gente que tocaban flautas y que hacían alboroto y Él les dijo: apartaos porque la niña no está muerta sino duerme. Y se burlaban de Él. Pero cuando la gente salió de la habitación, El entró y tomó la mano de la niña y ella de inmediato se levantó. Y se difundió la fama de este milagro por todo el lugar. *De la misma manera sucedió con todos nosotros los cristianos que hemos nacido de nuevo desde el día que confesamos a Jesús como nuestro Señor y Salvador, porque a partir de ese momento Él nos perdonó, nos sanó, nos limpió de todo pecado y nos dio vida nueva (Romanos 6:1-14). Cristo quiere hacer lo mismo con tu vida no importa cuál es tu condición el día de hoy. Abre tu corazón y déjalo entrar para que Él se glorifique en ti (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su amor y gracia nos permite predicar el Evangelio para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20, Juan 15:12-13). Aleluya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *