Jesús y la reconciliación

Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.
Mateo 5:23-24 (RVR1960)

Cambiador del Mundo: El caminar con Cristo, es el fruto de habernos reconciliado con El por medio de Su perdón. Todos nosotros venimos de una herencia de pecado y no podíamos considerarnos cristianos nacidos de nuevo si antes no veníamos a Jesús a pedirle perdón por todos nuestros pecados. Reconciliar es ponernos de acuerdo con alguien y dejar las cosas en una mejor relación donde por supuesto también estará de por medio el perdón, y eso es lo que dicen estos versículos, que si nos presentamos delante de Dios pero tenemos todavía situaciones pendientes de arreglar con un hermano, vayamos y pidamos perdón o perdonemos cualquier situación que estorbe entre nosotros, en pocas palabras reconciliémonos primero con esa persona y entonces vayamos y presentemos nuestra ofrenda. Durante nuestra vida con toda seguridad vamos a tener diferencias unos con otros, pero la palabra dada por Jesús siempre ha sido una exhortación a perdonar y a amar aun a nuestro enemigo, porque eso es precisamente lo que El vino a hacer a la tierra, y nos dejó un claro testimonio de su amor que incluyó su muerte en la cruz derramando Su sangre por la transgresión del mundo y su resurrección para darnos vida eterna. *El cristianismo es la puerta para nuestra reconciliación con Dios y con nuestro prójimo, porque ahora Cristo vive en nosotros y ha puesto Su Espíritu Santo, para que caminemos en fe, porque Él dirige nuestros pasos. Cristo te ama y desea que tu vengas y entregues tu vida a El si aún no lo has hecho (Romanos 10:8-13). Cristo en nosotros nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria que por amor a Su Nombre nos permite predicar para cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57, Mateo 28:19-20). Aleluya. *Promesa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *