El hijo sabio escucha a su padre

El hijo sabio acepta la disciplina de su padre, pero el escarnecedor no escucha la reprensión. Proverbios 13:1 (LBLA)

Cambiador del Mundo: Tenemos gran responsabilidad como padres cristianos de ser ejemplo a nuestros hijos en pensamientos palabras y acciones, para que ellos no tengan tropiezo durante su vida desde pequeños hasta el día que salgan de casa. Los padres que son hijos de Dios, tienen que vivir lo que están hablando, lo que están aconsejando, lo que quieren que sus hijos hagan y todo esto deberá ser un testimonio vivo y muy claro para que toda su descendencia pueda recibir y madurar, viendo el ejemplo fiel de sus padres. En un hogar cristiano, unos padres sabios, procrearán hijos sabios que aceptarán con gusto la disciplina, porque saben y han visto las bendiciones que han alcanzado a su familia por ser personas que tienen un temor reverente a Dios, y que con sus hechos lo glorifican y por eso, los hijos obedecen de forma inmediata toda palabra que sale de la boca de sus padres, porque ellos saben que todo obrará para su bienestar. Puede suceder muchas veces como se menciona en la carta a los Hebreos, que la disciplina al momento no parece que traiga un fruto de gozo, pero después traerá mucha bendición al que la recibe. Los que reciben la disciplina Dios los trata como a hijos, y todo padre también debe de dar disciplina a su descendencia porque es la voluntad de Dios. Un padre que ama a su hijo lo disciplina y todo es para su bien, cuánto más Dios buscará que la disciplina que nos otorga nos lleve a un camino de santidad (Hebreos 12:5-13). Por lo tanto, procuremos como familia cristiana fortalecer con la Palabra de Dios la vida de nuestros hijos, para que ellos caminen firmes la senda de la vida que Dios les otorgue vivir. Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que por Su gracia nos permite cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Danielle MacInnes on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *