El hombre justo no padecerá hambre

Tesoros mal adquiridos no aprovechan, mas la justicia libra de la muerte. El Señor no permitirá que el justo padezca hambre, pero rechazará la avidez de los impíos.
Proverbios 10:2-3  (LBLA)

Cambiador del Mundo: El Señor nos da aquí una seria advertencia para no ir en busca de tesoros mal adquiridos, porque no serán de provecho, pero el hombre justo será guardado, y librado de la trampa de la codicia y de la muerte. Dios guardará de todo mal al hombre justo y no permitirá que padezca hambre, mas para el impío no habrá esperanza a menos que se arrepienta y se entregue a su Creador.
Desde el principio de la humanidad el hombre ha tenido problemas por querer hacer lo que quiere y no lo que Dios le manda. Podemos leer en el libro de Génesis en los primeros tres capítulos todo lo que Dios hizo en la creación del mundo y de lo que habita en él, y cuando llegamos a la historia de Adán, Dios le había entregado toda la tierra, y le había puesto en el huerto para que cuidara de él, con la promesa de darle una ayuda idónea que en su caso fue Eva.
Le entregó todas las reglas de cómo administraría su trabajo y qué comería y qué no comería, y su única restricción fue un árbol llamado de la ciencia del bien y del mal.
Teniéndolo todo quiso lo que le habían prohibido, y el fruto fue muerte espiritual y destrucción en su relación con Dios, y en su familia ya que su hijo mayor mató al menor. Después vino necesidad, aflicción, mas destrucción y si seguimos leyendo nunca mas el hombre enderezó el camino y pudo ser obediente a Dios, sino hasta que Cristo llegó a la tierra y obedeció la voluntad de Dios Su Padre.
Por lo tanto, solamente podremos agradar a Dios si Cristo vive en nosotros, nos llena de Su gracia, amor y misericordia y es nuestra esperanza de gloria y nuestra victoria, para que muchas almas sean ganadas para Su Reino, y podamos cambiar el mundo (Colosenses 1:26-27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.

 

Photo by Tim Bogdanov on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *