Anunciando nuestra fe en Jesús

Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.
Romanos 1:8 (RV1960)

Cambiador del Mundo: El Apóstol Pablo escribe en su carta a los Romanos, una felicitación y exhortación a sus hermanos en Cristo para que su fe siguiera impactando muchas ciudades, porque era notorio que se hablaba de ellos en los lugares que Pablo visitaba (Romanos 1:9-10).

Nosotros también tenemos que provocar que nuestra fe sea notoria e impacte las vidas de muchas personas. Como hijos de Dios nuestro ministerio aquí en la tierra, no será necesariamente detrás de un púlpito o con un llamado oficialmente reconocido por nuestra iglesia, pero si debemos de tener conciencia de que el tiempo del regreso de Cristo por su iglesia se acerca y todos los que amamos a Jesús fuimos invitados directamente por Él para predicar su evangelio y bautizar los convertidos hasta el último rincón de la tierra, para que muchos sean ganados para su reino (Mateo 28:19-20).

*Todos tenemos esta responsabilidad de predicar la palabra de la gracia de Dios, empezando con nuestro testimonio, e impactar a otras personas sin tener que sentarnos necesariamente con ellas para un estudio bíblico, sino que vean nuestros frutos recibidos en Cristo y que deseen eso para su vida y familia (Mateo 7:15-20).
Por lo tanto, nunca nos avergoncemos del evangelio porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe y como está escrito: Más el justo por la fe vivirá (Romanos 1:16-17).

Empecemos con urgencia a testificar de Cristo porque hay muchas personas que tienen hambre y sed de Dios y no conocen la manera de acercarse a Él, más que religiosamente, y nosotros no hablamos de religión sino de una relación personal con Cristo (Hechos 3:19).

Hoy es tu día de salvación si te arrepientes y le confiesas a Jesús tus pecados para que Él sea tu esperanza de gloria y tu victoria para cambiar el mundo (Romanos 10:8-13, Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:10, 57). Aleluya.
*Gracia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *