El Señor protege a los extranjeros

El Señor protege a los extranjeros, sostiene al huérfano y a la viuda, pero trastorna el camino de los impíos.

Salmos 146:9 (LBLA)

Cambiador del Mundo: La Biblia dice que Dios es nuestro guardador y ayudador desde el día que nos convertimos a Cristo, desde el momento en que nos rendimos a Él y decidimos dejar de caminar en nuestra propia fuerza. A esto se le llama nacer de nuevo porque Dios toma el control absoluto de nosotros y ahora dependemos totalmente de El en palabras, pensamientos, y acciones (Romanos 6:1-13). Este versículo de este Salmo, nos enseña que Dios tiene un especial cuidado con los extranjeros que eran aquellos no israelitas que se unieron al pueblo de Dios durante su salida de Egipto y también por el huérfano, que es aquel que carece del abrazo y cuidado de un padre, de una madre o de ambos, y Dios toma el lugar de ellos y derrama su amor y protección en una paternidad sin igual. Lo mismo sucede con la viuda que puede ser alguien que ha perdido a su marido por causa de muerte o aquella que ha sido abandonada o repudiada y que Dios la toma, la cuida y provee de una manera muy especial. En cambio dice que el camino de los impíos y rebeldes que son aquellos que no se rinden a Dios y no tienen misericordia de nadie, a ellos Dios los rechaza no sin antes haberles dado la oportunidad de entregarse a Él y haber sido hijos de Dios. Tenemos que entender el día de hoy en donde estamos y a que nos ha llamado Dios, para que entendamos que lo más importante es no dejar pasar más tiempo y pedirle a Jesús que Él tome el control de nuestra vida, seamos extranjeros, huérfanos o una viuda, porque el tiempo es corto y no debemos perder ni un instante más para recibir el amor de Dios sobre nosotros (Salmo 68:5-6). Cristo en nosotros la esperanza de gloria y nuestra victoria que cambia el mundo (Colosenses 1:27, 1 Corintios 15:57). Aleluya.

_solmexic 9 español (5)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *