Artículo

 

 

 

 

Anúnciate

aquí

COLUMNA 4

Anúnciate

aquí

COLUMNA 5

Anúnciate

aquí

COLUMNA 6

 

La Biblia como pilar fundamental

El Señor nos dio la herramienta más importante para vencer al temor

 

“Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas” (2 Corintios 10:4).

 

El temor no es cosa insignificante para el que lo tiene. Satanás usa el espíritu de temor y lo disfraza en forma de palabras más aceptables como la duda, la ansiedad, la indecisión y el sobresalto. Pero de ahí el temor toma proporciones monstruosas.

 

Sin embargo, La Biblia dice que no debemos ignorar los artificios de Satanás, porque las armas de nuestra lucha no son carnales sino poderosas en Dios para derribar fortalezas.

 

Aquí vamos a hablar de varias de esas armas. Pero hay una poderosa que sobresale de todas las otras en su lucha contra el enemigo que es el temor. El arma que puede vencer total y permanentemente al temor es una fe robusta y atrevida en La Palabra de Dios. “Tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno” (Efesios 6:16). La fe basada en La Palabra de Dios es indestructible e irresistible.

 

La Palabra

 

Quiero mostrarle el arma invencible de Dios que es La Palabra, tan viva y eficaz. Quiero que usted vea que para cada temor forjado por artificio satánico Dios tiene una respuesta en su palabra. Crea lo que Dios dice, concuerde con lo que le dice La Palabra y se pondrá en camino a la liberación del temor.

 

¿Teme usted ser incapaz? Los “no puedo” abundan. Así hablan: “No puedo ser testigo de Cristo. No puedo vivir una vida victoriosa. No puedo dormir de noche. No puedo pagar mis cuentas”. Y así por el estilo, profesando sus incapacidades. ¿Cómo se vence el temor a la incapacidad? Afirmando lo que dice Filipenses 4:13: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Todo lo que el Señor quiere que usted haga lo hará con la habilidad y la fortaleza que Él le da.

 

¿Quiere el Señor que usted le escriba una carta a alguien tocante a su salvación? Entonces el Señor le dará la habilidad de escribir esa carta con eficacia, vibrante con el poder convincente del Espíritu Santo.

 

¿Quiere el Señor que usted ore por alguien que está enfermo? Entonces el Señor le proporcionará la habilidad divina para que usted ponga en confianza sus manos sobre la persona enferma y pueda esperar resultados positivos en el nombre de Jesús.

 

¿Le está dirigiendo al Señor a orar por la liberación de alguien que esté poseído por demonios? ¡Entonces, por dotación sobrenatural, podrá usted hablar las palabras de liberación en el nombre de Jesús!

 

¿Teme usted ser débil? Dios le promete fortaleza de mi vida: “¿a quién temeré?” (Salmo 27:1). Dígalo con valor. “El gozo del Señor es nuestra fortaleza” (Nehemías 8:10). Ahora mismo sea como Pablo que mandó a los creyentes de Éfeso a que se “fortalézcanse con el gran poder del Señor” (Efesios 6:10).

 

Diga las palabras de Dios

 

“Que diga el cobarde:
‘¡Soy un valiente!’” (Joel 3:10). No importa mi propia opinión, “¡Soy un valiente!”. A pesar de los demás, “¡Soy un valiente!”. Cuando más débil me siento “¡Soy un valiente!”. A pesar de las experiencias del pasado, “¡Soy un valiente!”. No solo cuando soy valiente digo que soy valiente. Cuando esté débil he de decir: “¡Soy un valiente!”. Dios me manda que diga: “¡Soy un valiente!”. Dondequiera que esté, “¡Soy un valiente!”. Quienquiera que sea, “¡Soy un valiente!”. Así habla la fe.

 

¿Teme usted a la inseguridad? El temor a la inseguridad es uno de los artificios más sutiles que usa Satanás contra el cristiano para arrebatarles la victoria. Él atormenta a los padres jóvenes con el temor a la inseguridad de que sean capaces de proveer para su familia. Él perturba a los cristianos acianos con el temor a la inseguridad en los últimos años de su vida. Él infunde temor e inseguridad en el corazón de los que están endeudados, atormentándolos con pensamientos de que van a meterse en más deudas y en más inseguridad.

 

¿Cómo puede verse usted libre de este temor a la inseguridad? ¡Creyendo lo que dice La Biblia! ¡Confesando La Palabra de Dios! “Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

 

¿Le teme usted a las diversas enfermedades? Este es uno de los temores prominentes que atormentan a muchísimas personas. Sin embargo, la expresa voluntad de Dios nos dice en Hechos 10:38: “Me refiero a Jesús de Nazaret: cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder, y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo”. Este mismo Jesús sigue hoy sanando a los oprimidos por el diablo en su cuerpo. “Él cargó con nuestras enfermedades
y soportó nuestros dolores” (Mateo 8:17). Cuando usted crea de corazón que Jesús llevó sus enfermedades en su propio cuerpo y proveyó la sanidad a través de su sacrificio, usted no tendrá temor de la enfermedad y la dolencia.  “Gracias a sus heridas fuimos sanados”(Isaías 53:5). Jesús vino a quitar de nosotros lo que el diablo había puesto. David fue testigo de Dios en esto: “Él perdona todos tus pecados
y sana todas tus dolencias” (Salmo 103:3).

 

¿Le teme usted a la muerte? Fuera de Jesucristo, la muerte es verdaderamente un enemigo que hay que temer. La Biblia dice: “él también compartió esa naturaleza humana para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muerte —es decir, al diablo—, y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida” (Hebreos 2:14-15). Jesús anuncia algo glorioso: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás” (Juan 11:25-26).

 

A la luz de La Palabra de Dios, usted no tiene que seguir siendo víctima del temor. Adéntrese en La Palabra y deje que penetre en usted.

 

Satanás no puede resistirla. Fue ella lo que Jesús usó tan eficazmente cuando fue tan severamente tentado por el diablo. La Palabra dice: “el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). El temor es de Satanás. El poder, el amor, el dominio propio, la fortaleza y el arrojo son de Dios. Diga con David: “Busqué al Señor, y él me respondió;
me libró de todos mis temores” (Salmo 34:4).

Maná del Cielo

Lo que Dios está haciendo cada día en nuestras vidas